Headlines News :
Home » , , , » Manual del cultivo del pimiento. 1ª parte

Manual del cultivo del pimiento. 1ª parte

i



El pimiento pertenece a la familia de las solanáceas cuyo nombre científico es Capsicum annuum L.

Es una planta herbácea, perenne, con ciclo de cultivo anual de porte variable entre los 0,5m. (en determinadas variedades de cultivo al aire libre) y más de 2m. (gran parte de los híbridos cultivados en invernadero).


Su hábito de crecimiento es limitado y erecto. A partir de la cruz emite 2 o 3 ramificaciones y continua ramificándose dicotómicamente hasta el final de su ciclo (los tallos secundarios se bifurcan después de brotar varias hojas, y así sucesivamente).

Su sistema radical es pivotante y profundo (dependiendo de la profundidad y textura del suelo), con numerosas raíces adventicias que horizontalmente pueden alcanzar una longitud comprendida entre 50cm. y 1m.

La hoja es entera, lampiña y lanceolada, con un ápice muy pronunciado y un peciolo largo y poco aparente. El haz es liso, suave al tacto y de color verde más o menos intenso y brillante dependiendo de la variedad.

El nervio principal parte de la base de la hoja al igual que las nerviaciones secundarias que son pronunciadas y llegan casi al borde de la misma.

La inserción de las hojas en el tallo tiene lugar de forma alterna y su tamaño es variable existiendo cierta correlación entre el tamaño de la hoja adulta y el peso medio del fruto.

Las flores aparecen solitarias en cada nudo del tallo. Son pequeñas y constan de una corola blanca.

El fruto es una baya hueca, semicartilaginosa y deprimida, de color variable (verde, rojo, amarillo, naranja, violeta o blanco); algunas variedades van pasando del verde al anaranjado e incluso al rojo  a medida que van madurando.

Su tamaño es variable, pudiendo pesar desde escasos gramos hasta más de 500 gramos. Las semillas se encuentran insertas en una placenta cónica de disposición central. Son redondeadas, ligeramente reniformes, de color amarillo pálido y longitud variable entre 3 y 5mm.

El manejo de los factores climáticos es fundamental para el correcto seguimiento del cultivo.

Es una planta que no soporta heladas ya que exige un clima cálido o templado. Por esta razón, en otoño e invierno sólo es posible criarlo en invernadero.

La temperatura mínima para germinar y crecer es de 15ºC mientras que para florecer y fructificar es de 18ºC. Las temperaturas óptimas oscilan entre los 20 y 26ºC.

La coincidencia de bajas temperaturas durante el desarrollo del botón floral da lugar a la formación de flores con alguna de las siguientes anomalías: pétalos curvados y sin desarrollar, formación de múltiples ovarios que pueden evolucionar a frutos distribuidos alrededor del principal, acortamiento de estambres y de pistilo, engrosamiento de ovario y pistilo, fusión de anteras, etc.

Las bajas temperaturas también inducen la formación de frutos de menor tamaño los cuales pueden presentar deformaciones, reducen la viabilidad del polen y favorecen la formación de frutos partenocárpicos.

Las altas temperaturas provocan la caída de flores y frutitos.

Los saltos térmicos que se producen entre el día y la noche (diferencia de temperatura entre la máxima diurna y la mínima nocturna) ocasionan desequilibrios vegetativos.

Es una planta muy exigente en cuanto a luminosidad, sobre todo en los primeros estadíos de desarrollo y también en floración.

La humedad relativa del aire óptima oscila entre el 50-70%. Si la humedad es más elevada, origina el desarrollo de enfermedades en las partes aéreas de la planta, y dificulta la fecundación. Por el contrario, si la humedad es demasiado baja y con altas temperaturas, se produce la caída de flores y frutos recién cuajados.

Requiere de suelos profundos, sueltos, ricos y con buen drenaje.

El cultivo del pimiento se adapta a numerosos suelos siempre que estén bien drenados, ya que es una planta muy sensible a la asfixia radicular. Prefiere los suelos profundos ricos en materia orgánica, sueltos, bien aireados y permeables. No es muy sensible a la acidez del suelo, adaptándose bien a un rango de pH entre 5,5 y 7.

Los suelos más adecuados para el cultivo del pimiento son los franco-arenosos, profundos, ricos, con un contenido en materia orgánica del 3-4% y principalmente bien drenados.

Es una especie de moderada tolerancia a la salinidad tanto del suelo como del agua de riego.
Compartir este articulo :

0 comentarios:

Dejanos tu comentario

Si tienes alguna inquietud te responderemos lo mas pronto posible... !

SÍGUENOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES

 
Soporte: Comunidad de agronomia | Cahuana | Agrounica
Proudly powered by Blogger
Copyright © 2017. AGROUNICA - All Rights Reserved
Web diseñada por Hackcahuana Published by Agrounica